Calvin Harris y los reyes de la noche que nunca muere

Calvin Harris se ha coronado por segundo año consecutivo como el dj mejor pagado, según la revista ‘Forbes’. gana 66 millones en un año | Es imagen de Emporio Armani y ha comprado por 15 millones una casa con 11 baños y 10 habitaciones. 

Dance, electro, house, indie, trance… Pocos conocen la diferencia pero, en definitiva, se trata de toda esa música que padres y abuelos consideran atronadora y que perturba su tranquilidad, sobre todo cuando hijos y nietos no quieren bajar el volumen. Pero aunque a los adultos y sabios de la familia les cueste creerlo y no recomienden a sus hijos dedicarse a mezclar y producir sonidos para crear canciones, este estilo de música, que renace tras su gran esplendor a finales de los noventa, es un arte y puede convertirte en el rey, un rey más poderoso y rico que los del pop o los del rock. 

El nombre del momento en este ámbito es Calvin Harris. Productor, compositor y cantante, este escocés de 31 años que nació con el nombre de Adam Richard Wiles lleva siendo el rey de los disc-jockeys dos años consecutivos y es el que más gana según la revista Forbes. En 2014 revalidó su título con 66 millones de dólares y por muchos sueños que tuviera de niño, nunca se habría imaginado que llegaría a tal cima. Ese chico tímido y asocial en el colegio se marchó a probar suerte en Londres cuando tenía 18 años pero no tuvo mucho éxito. Empezó trabajando en un supermercado pero, sin rendirse, produciendo música en su habitación con un equipo rudimentario, decidió darse a conocer en internet. “Sin duda esa fue la parte más difícil, conseguir un contrato discográfico. Me llevó unos ocho años conseguir que me prestaran atención”, explica. 

Cuando en 2007 lanzó su primer trabajo discográfico (I created disco), tardó pocos días en posicionarse en el top ten británico y en recibir llamadas: todos querían trabajar con él. Kylie Minogue, Lady Gaga, Rihanna, con quien compuso We found love y ganó un Grammy, o Ellie Goulding, con quien también mantuvo una relación sentimental. Su relación más mediática fue con la cantante Rita Ora y también lo relacionaron con el ángel de Victoria Secret, Anna Vyalitsyna. Este es su año y las cosas no le pueden ir mejor. A finales de 2014 presentó su nuevo disco (Motion), se ha gastado 15 millones en una mansión de 10 dormitorios y 11 baños en Beverly Hills y ha firmado un contrato con Emporio Armani para ser la imagen de su colección primavera y verano de 2015. 

No obstante, hay una larga lista de aspirantes al título de rey de los dj. Tras Harris encontramos al parisino David Guetta que ganó 30 millones de dólares el año pasado. Aunque a menudo pinche en Las Vegas, Guetta sigue siendo fiel a sus raíces europeas y a su show, Fuck me I’m famous, en Eivissa, donde vive. El año pasado se divorció de su esposa, madre de sus dos hijos y socia en los negocios desde hacía 22 años, Cathy Guetta. Empezaron regentando un club y más tarde saltó a la fama como dj y productor. Pero el gran éxito de él se debe al cerebro de ella; por eso, tras el divorcio, Cathy se quedó con los derechos del nombre comercial de su exmarido, los derechos musicales y las marcas del artista. 

Empatados en el tercer puesto se encuentran Avicii y Tiësto. El primero, de nombre Tim Bergling, nació en Suecia hace 24 años; el segundo, Tijs Michiel Verwest, es holandés y ambos ganaron 28 millones de dólares en 2014. El sueco saltó a la fama con su primer disco que incluía Wake me up, la canción electrónica más escuchada de la historia y que vendió más de cuatro millones de copias en los Estados Unidos. El holandés, que vive en Las Vegas y pincha en el Hakkasan, uno de los mejores clubs del mundo, junto a Calvin Harris, ha ganado 60 millones en dos años y sólo lo supera su compañero británico y líder de la lista. Además, acaba de ganar un Grammy por su remezcla de All of me de John Legend. 

Steve Aoki, el último en colarse en el top cinco de los disc-jockeys, es el único americano. Con 277 shows a sus espaldas en 2014, el californiano confesó que a veces pincha tres veces en un día y que puede aguantar con sólo dormir una siesta de dos o tres horas mientras viaja entre conciertos. Esta vida al límite le permitió ganar 23 millones de dólares en un año. Desafortunadamente, aquí será recordado como el dj que pinchó durante el fatal suceso del Madrid Arena. 

Estos cinco combatientes por el título de rey son los que más ganan pero, según la revista DJmag, la más importante en este mundo, el más grande de los grandes, el número uno en 2014, es el holandés Hardwell que le quitó el trono a su compatriota Armin Van Buuren en 2012. Este rey del trance lo ocupaba desde 2007, siendo el único dj que ha conseguido el galardón cuatro años consecutivos y cinco en total. Pero, ¿y ellas? En el puesto número 21 encontramos las primeras mujeres, las gemelas australianas Miriam y Olivia Nervo, que saltaron a la fama por coescribir junto a David Guetta When love takes over, con la que también ganaron un Grammy. 

Colmados de nominaciones, premios y éxitos, no paran de triunfar. Como dice el último éxito de Avicii, The nights, “un día dejas este mundo atrás, así que vive una vida que puedas recordar”, “estas son las noches que nunca mueren”. No quieren ser recordados por su dinero sino por su vida vivida y su arte.

Fuente: La Vanguardia